“No calles. Manifiéstate. Grupo SUMA” (2017)

El Departamento de Arte de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México inauguró la exposición ‘No calles. Manifiéstate’, en la Galería Andrea Pozzo, de la Universidad Iberoamericana en el año de 2017.

La Dra. Ana Torres, académica de la IBERO y coordinadora general de la presentación, afirmó que este trabajo de investigación llevado a cabo por alumnas y alumnos universitarios tuvo como resultado esta exposición, después de un proceso de curaduría y museografía.

Comentó que por primera vez, después de 13 años, la colección SUMA volvió a mostrarse al público mexicano. “La exposición que hemos organizado se convierte en un archivo abierto que genera nuevas narrativas y lecturas de la historiografía del arte mexicano y del grupo SUMA en particular”.

Cristina Sandoval, integrante del equipo curatorial, manifestó que con este proyecto de trabajar obras del Grupo SUMA se trató de reconstruir y poner en contexto la historia y acciones callejeras que este colectivo artístico realizó a finales de la década de los 70 y principios de los 80.

Sobre el Grupo SUMA, que en 2017 cumplió 41 años de formación, dijo que ha pasado a la historia del arte mexicano como un referente realmente ineludible, que nos permite comprender gran parte de lo que sucede en el arte contemporáneo de nuestro país.

“Este colectivo, cómo muchos otros que existen ahora, tenemos el compromiso de llevar el arte a la calle, desnudarlo de cualquier investidura elitista y acercarlo a las personas que vivían y experimentaban la ciudad en su cotidianidad.

“En este contexto, Grupo SUMA, más que un movimiento artístico, era un movimiento con una gran carga y valía política, ya que a través de esta obra se canalizaban las formas de resistencia que se oponían al sistema político de la época, que se caracterizaba por callar las voces disidentes a través del autoritarismo, las desapariciones y las amenazas”.

Recalcó que si miramos el contexto en el que se desarrolló la obra de este colectivo artístico, no está muy alejado de lo que vivimos hoy. “De ahí, la relevancia de rescatar estas expresiones artísticas para reinterpretar nuestros propios tiempos y aprender de quienes ya cruzaron este camino”.

Paloma Díaz, quien fue integrante de este grupo de artistas, recordó que este movimiento comenzó en el Taller de Investigación Visual en Pintura Mural en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP) de la UNAM, coordinado por el pintor Ricardo Rocha.

“Salir a la calle fue un ejercicio que nos transformó a todos desde la expresión visual hasta conceptual. Nuestra obra que apenas tomaba cuerpo empezó a hablar un lenguaje nuevo, un idioma de aceras, de muros, de basura, de tesoros hallados, la ciudad nos hizo de ella con toda su poesía iracunda y nos entregamos a ella”.

De acuerdo con la descripción de la exposición, SUMA formó parte de los movimientos contraculturales de los años setenta; donde los jóvenes estudiantes convirtieron la calle en un espacio político-experimental, lúdico-afectivo y el arte en un proceso anónimo-colectivo; utilizaron materiales de desecho como parte central de su trabajo muchas veces improvisado-efímero y también crítico-significativo.

Una exposición con justicia social

Por su parte, el Dr. Luis Javier Cuesta, entonces director del Departamento de Arte, dijo que la muestra fue “un ejercicio de justicia. La justicia social, política e ideológica están tan amenazada en nuestros días. Ellos nos enseñaron el camino de utilizar el espacio público para reivindicar que es nuestro, que la democracia es nuestra y hay que trabajarla”.

El Dr. Martín Torres Sauchett, entonces coordinador de Difusión Cultural de la IBERO, comentó que “queremos que nuestros alumnos salgan a las calles, que salgan a ver lo que sucede, que se dejen interpelar por la calle y sepan que también ahí hay mucho que aprender, no sólo en las aulas”.

‘No calles. Manifiéstate’ es una muestra de la labor de investigación del estudiantado de, un espacio en el que adquiere las herramientas necesarias para establecer una relación entre la teoría y la práctica, para trabajar en equipo y generar dinámicas de colectividad, expresó el vicerrector de la IBERO, Dr. Alejandro Guevara Sanginés.

“Es una oportunidad para que ellos y ellas establezcan vínculos con la práctica curatorial y museográfica, y para que apliquen su conocimiento en proyectos creativos que impulsen el pensamiento crítico y renovador”.

Agregó que la presentación de esta muestra obedece a la necesidad de investigar y documentar el quehacer de una generación que se gestó en un periodo en el que imperaron prácticas experimentales y alternativas que les permitieron crear y desarrollar nuevos medios de producción.

“El trabajo de Grupo SUMA generó una crítica institucional, sobre todo contra el capitalismo individualista de los poderes hegemónicos del sistema artístico, enseñando a través del arte a mirar problemáticas sociales”.

Este trabajo colaborativo, que duró un año y medio, tuvo la participación de docentes y estudiantes de la Licenciatura en Historia del Arte y la Maestría en Estudios del Arte, el Grupo SUMA, el INBA, el Museo Nacional de la Estampa y el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca.

Texto original: ibero.mx